Monthly Archives: septiembre 2015

Las Bicis del Mal

Posted on by .
bicis

Este verano mi amiga ALMUDENAH me introdujo en el mundo de las Bicis eléctricas de Madrid  (Esa Almu ahí), también conocidas como BiciMad o, como yo las llamo: bicis de la muerte, bicis asesinas, bicis del inframundo, bicis del apocalipsis o bicis del mal.

bicis

Este nuevo sistema de transporte tiene, como todo, cosas nice y cosas no nice. Las nice son muy nice y las no nice son el fucking diablo en forma de bici blanca. Osea hellooooo, ¿Blancas? ¿Dónde está Agatha Ruiz de la Prada cuando la necesitas? ¡SOOOOOOOSOOOS !

afatha

El primer día que cogí la bici fue por pura casualidad, porque soy una bellísima persona. Por fuera y por dentro. Para evitar que my friend me llevara a casa y que tuviera que dar la vuelta a Madrid como si del bus de turistas se tratara, la convencí de que me “picara” para volver a casa en bici. Que me hacía toda la gracia. De nada Almu por hacerte el favor.

Obviamente tanto ella como mi amiga Wendy estaban MUY reticentes con que yo cogiera la bici porque pensaban que moriría atropellada, que no sabría encajar la bici en su sitio (cobrándosela por tanto a Almu) y porque me veían capaz de abandonarla en la puerta de mi casa como si de un carruaje de tratara. Tener amigas para esto.

carruaje

La verdad es que las muy gorrinas tenían razón en la mayoría de sus predicciones: casi me atropellan unas 800 veces y por supuesto me pelee con la estación para encajar mi bici que me dejó sudando como si acabara de salir de clase de Bikram yoga.

A pesar de estos insignificantes incidentes, me gustó demasié el nuevo concepto de transporte en la vida. Me encantó la sensación de convertirme en un velociraptor que llega pitando a su lugar de destino con bastante poco esfuerzo y ahorrando money para luego gastármelo en cosas chics. Very nice indeed.

NO OBSTANTE hay unas cuantas cosas que me tocan “les pelotes”. Y todas ellas vienen resumidas en mi segunda experiencia al coger la bici de la muerte.

Al día siguiente, ya tenía mi tarjetita para jugar a montar en bici cuando quisiese. Así soy yo de poco impaciente. Ese mismo día tenía una cena en Narnia y decidí ir en bici porque así soy yo y así me las gasto. Salí de casa vestida en pseudo chándal creyendo que iba a hacer algún tipo de ejercicio  y me encuentro con que en mi parada no hay ni una bici.  Eeeee ¿hola? ¿Cuál es la gracia de que me vista como la spyce girl marimacho si no puedo jugar a que soy Lance Armstrong?

spice

En fin. No me sienta bien el feo que me hace Bici Mad, pero lo paso por alto y decido hacer como si nada. Voy vestida como una gilipollas pero no pasa nada. La gente me mira raro, pero no pasa nada.

Total que  decido andar hasta la próxima parada porque me auto-convenzco de que soy deportista y de que tengo que hacer todo tipo de ejercicio. Hacer solo Bici eléctrica es trampa. Lo supero de camino a la 2ª parada que está a 4 minutos (forzando) de mi casa. Si es que yo he nacido para hacer el camino de Santiago.

Llego a la segunda parada y solo hay (TATATATAAAAAAAAAAAN, Sonido de peli de miedo): UNA BICI. De hecho, no sólo  no tenía dónde elegir sino que encima de frente venía un Jeffrey que iba directo a coger MI bici. Qué hago, qué hago, qué hago… BOLA DE FUEGOOOOOOOOOOOO. Pero no hizo falta sacar mis armas de dibujo animado japonés y/o chino (asiático como concepto). Al final el Jeffrey se acojonó con sólo mirarme y prefirió seguir recto antes de vérselas conmigo, lo que me hizo sentirme victoriosa sin haber empezado siquiera la batalla. Pero dejé de hiperventilar, que es lo importante.

bola de fuego

Llego a la bici “to orgullosa”  después de la batalla más heavy que ha surgido jamás en mi imaginación, cuando no sé por qué fenómeno extraño la bici decide… NO SALIR. Bueno, bueno, bueno… MI CARA. Empiezo a sudar otra vez, esta vez me alegro de cómo voy vestida a pesar de que… “Aunque parezca mentira, me pongo colorada cuando me miran, me pongo colorada cuando me miran,  me pongo coloraaaaaaaaaaaaaaada”.

Me intento calmar pensando que podía ser que no hubiera cargado bien el saldo o que estaba metiendo mal la tarjeta, que me pega bastante. Decido pues ir a la máquina de les pelotes, que me confirma que tengo 100% de saldo. Zas en toda la boca, pienso, como si de una lucha contra las bicis se tratara.

Vuelvo a por la bici  (sabiendo que el problema no era mío) pensando: “te vas cagar”. Me convierto en Sansón, Popeye y Hércules al mismo tiempo mientras tiro de ella para hacerla mía ”Que salgaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas, páliducha asquerosa”. De repente, un  francés se compadece de mí y (sorprendentemente) se ofrece a ayudarme. Qué vergüenza mon dieu de la France. INCISO: ¿Desde cuándo los franceses son simpáticos?

surprise animated GIF

Pues ni con ayuda afrancesada pude sacar la bici de su cascaron gris hortera. A todo esto, ya llegaba media hora tarde a mi cena y mi amiga María se creía que le estaba vacilando con eso de que iba a ir en bici. Já, que broma más absurda ¿Anne en Bici? Y una leche frita empaná.

“Anne dios no quiere que cojas la bici” “Es el Destino”. Ella me quiere y no quería verme muerta. Pero yo quería montar en bici más de lo que me quería a mí misma. Esas cosas a veces pasan. Quiero hacer dieta, pero quiero comerme una hamburguesa de las grandes más de lo que me quiero a mi misma. Welcome to my life.

camino santiago

Comienzo el camino de Santiago hasta la 3ª parada, pensando lo típico de “a la tercera va la vencida”. Pues, QUE VENGA AQUÍ EL INGENIERO QUE SE HAYA INVENTADO LA GRACIA. A ver si se atreve. VALIENTE, QUE ERES UN VALIENTE. Ando otros 4 minutos (que dadas las circunstancias no era moco de pavo porque oficialmente me había convertido en una arma letal) hasta llegar a donde yo creía que se acabaría mi odisea.

Para variar sólo había una bici. Menos mal que Madrid en Agosto está vacío, Septiembre será un mes interesante. Me monto en la bici en dirección felicidad absoluta, cuando me doy cuenta que ni eléctrica ni leches, mi bici no funciona. LO QUE ME FALTABA.

Una cosa es que me vista de deportista de élite y otra muy distinta que me apetezca o que sepa hacer deporte. Ande esta la cámara oculta que esto ya no tiene ninguna gracia. Menos gracia aún, cuando tienes a trescientos coches detrás de ti pitándote y llamándote gorda. Gorda la guarra de tu madre que sé dónde vives, así que menos bromas que no quiero morir joven.

MANIFA BICIS

Decido que lo más inteligente es continuar hasta la próxima parada, unos 600 metros aprox. Yo en la bici ya estaba hablando en arameo y maldiciendo la existencia de la organización de esta genialidad. Esos sí que son ingenieros, pero de los buenos, buenos, buenos.

Dejo la bici cabreada con el mundo, hablando en turco, maldiciendo a  todo ser que me mirase y cojo la única bici que quedaba en la parada. Lo de que sólo había una bici en esta parada… tampoco es broma. Cojo lo que sería mi segunda bici en la 4ª parada de la tarde y comienzo a pedalear. NO  AVANZA.

angry animated GIF

Pero vamos a veeeerr, vamos a ver, vamos a ver. VAMOS A VER. Que ya estoy más caliente que Rajoy cuando se enteró de que el Psoe pactaba con podemos. ¿A qué jode? Pues ahora me entiendes, que llego una hora tarde a la cena. GRAZIOZO QUE EREZ UN GRAZIOZO.

Lo que no puede ser es que yo me deje mi salario (guiño, guiño, codo, codo) para pagar un servicio que no funciona bien. NO puedes presumir de tener el mejor transporte público de Europa, si tu nueva modalidad es una bazofia, porque eso es jugar con los sentimientos de la gente. INSENSIBLE.

Y yo puedo entender que estéis sobresaturados y tal pero 1. Ya estáis poniendo más estaciones, 2. Más camiones de redistribución de bicis y 3. Un equipo técnico que las arregle en el caso de que no funcionen como deben. ¿No hacía  falta crear empleo? Pues ya te he dado un par de ideas.

IDEAS

Acabé yendo en bus, pero me propuse volver en bici, aunque fuese lo último que hiciera.  No sé porque dicen que soy cabezota. Después de cenar cogí una bici en una parada normal (había bastantes), que funcionaba bien (parecía mentira que nada se estropeara) y sin ningún accidente  a la vista. Simplemente MA RA VI LLO SO.

Es por paseos como este por lo que sigo siendo usuaria de las bicis del mal. Estos problemas no son sólo culpa de los gestores (dicho en plan andaluz: HETOREH), sino también de la gente que no sabe cuidar de un servicio tan chic como este. ¿Saes? (para la casta: sabes con acento pijo).

LOMANA

Lo que no puede ser es que haya gentuza que no deje la bici en la estación como si fuese de su propiedad, porque no lo es. Nah, nah, nah. Ya quisieras tu shhhhhhhhhhhhaval (Chaval en mi jerga). Tampoco vale tratarlas mal o destrozarlas, porque luego gente como yo nos encontramos con que no podemos montar en bici porque una está rota, la otra no sale y la otra tiene cáncer de bici. NO SUS VALE JUGAR A ESE JUEGO.

Para finalizar, hago un llamamiento para matar de cosquillas mientras inhala gas venenoso, a todas aquellas personas que no cuidan las bicis y no las deja en la parada por pereza. También hago un llamamiento a los que gestionan el negocio, para que se pongan las pilas, o llamo al francés y que me ayude a poner orden. Confirmo: esto es una amenaza.

Paz nenes.

paz nenes